Skip to main content

Las pruebas de la vida, no son estériles…

By enero 21, 2013Experiencias

Desde mi cotidiano vivir, no exento de problemas, unos personales y otros muchos que sufro por el sufrir de los demás. Cuando la salud es buena y económicamente, tengo resuelta la mucha o poca vida que me queda, surge de improvisto LA ENFERMEDAD. Solo ves dos opciones: o te asustas y tomas la actitud del avestruz, o afrontas con valentía, aunque las piernas te tiemblen, la situación inesperada, pero cierta.

El 22 de Noviembre del 2012 me diagnosticaron un cáncer de mama, en una revisión rutinaria.  No hay vuelta atrás. Es impactante,……… me impresionó mucho cómo mi cuerpo se revelaba y deseaba una vida mejor,……. me invade una fuerza inexplicable que emanaba de lo mas profundo de mi ser ,……Dios estaba conmigo y lo sentía en todas las cosas . No estaba sola,…….y al mismo tiempo pensaba desde una actitud positiva:  Conoceré el mundo de los que sufren esta enfermedad, podré ser útil en este campo……Es muy gratificante descubrir en estas circunstancias,  los amigos que tienes de verdad….., que siempre están ahí.

A los veinte días me intervienen y todo es novedad, yo estaba muy alerta en todo momento, con ánimo, viviendo la espera de entrar al quirófano; cuando entré en la habitación ya operada, entoné el “Aleluya”……. Todos se reían y se alegraban de ver el buen humor. Sí, este animo que proyectaba,  hace más llevadero el entorno de los sufridores,……., me desbordaba y además , siento que mi cuerpo se siente en paz, lo que es bueno para mi salud. Todo es un proceso en el que pasó por diversas pruebas para descartar riesgos de cáncer en otras zonas de mi cuerpo recibiendo a la vez radioterapia, desde ahí, día a día me voy fortaleciendo y casi familiarizándome con tanta gente que sufre lo mismo y con aquellos que dedican su experiencia y su trabajo y hasta su calor humano, a las personas que estamos en esta situación.

Sé que las experiencias personales son intransferibles, cada cual las vive desde su situación, desde su propia realidad,  pero he descubierto que a veces,  son pequeñas lucecitas que se encienden, que nos hacen ver que no somos tan diferentes, ni estamos tan solos. Que en el sufrir y en el gozar, que en la lucha y en el fracaso, que en el miedo y la esperanza, nos hacemos cercanos, y conscientes de lo afortunados que somos, cuando hay personas y medios que nos ayudan a superar dificultades. No podemos olvidarnos de los que no lo tienen, y que son tantos.

Las pruebas de la vida, no son estériles, sirven para hacernos más fraternos en nuestro sencillo y diario vivir.

Por todo ello ¡ALELUYA!

 Maty.

4 Comments

  • Maleni dice:

    Me he alegrado mucho compartir ésta experiencia con vosotras y descubrir que de los malos momentos os quedáis con lo positivo.besitos.Maleni .

  • Mary-Carmen dice:

    Tengo que dar gracias a Dios, como PADRE, al M.M.M. porque en la incertidumbre de mis » veintipocos» años, con unas enormes ganas, de encontrar algunas personas, a las que pudiera mirar a los ojos y ver reflejadas mis inquietudes, mis deseos de luchar por un mundo mejor, en compañia fraterna y leal .(Ya venia yo de otros ambientes religiosos que no me convencian) Me invitaron a unos cursillos, a los que asistí no con mucha ilusión, pero que me descubrieron, que otra manera de AMAR y SERVIR era posible. Otra manera de COMPARTIR mi FE… Creo que era el mejor regalo que el Padre me daba para seguir caminando. Encontré AMIGOS…Tantos, tan distintos y tan iguales en lo fundamental. Tan leales y tan abiertos. MI QUERIDISIMO GRUPO DE LOS VIERNES. Ellos y sus promotores: Cecilia, Nacho, Pedrosa, Fidel, Juan Pedro…no sigo por temor a dejarme alguno atras, pues ya han pasado años, pero en conjunto, todos miembros de un movimiento que tiene una mirada diferente.

    A traves de algunos, vino Maty a Málaga, su tierra paterna, que tanto le gustó, ella y su gente, entre ellas soy afortunada en contarme. Queria venirse a Málaga, no aguantaba el ambiente cerrado en el que vivia. Yo quise ser la piedrecita donde apoyarse, para dar el paso. Hoy es mi amiga, compañera y el bastoncillo donde a veces tengo que sostener mi delicada salud. Somos muy distintas en muchas cosas, pero en lo fundamental, como en los demas miembros de ese grupo, tan iguales.

    He compartido con ella, los mejores y los peores momentos de mi vida, pero siempre ahí, generosa, leal, (algo trasto tambien) aguantando mareas y vientos, aceptando mi manera de ser (tan puñeterilla), con una mirada limpia, una mano firme y un corazón abierto.

    Ahora me ha tocado conocerla en las pruebas de su salud, que doy fe, de que no han sido esteriles.

    Por todo ello, tambien yo digo: ¡ALELUYA!

  • Ana dice:

    Gracias por compartir la experiencia que estas viviendo.
    Nos recuerda, lo importante que es la aceptación de las situaciones que aparecen en nuestra vida, la actitud esperanzada y el bálsamo de la amistad.
    Ánimo y a seguir caminando en compañia.
    Ana.

  • cecilia dice:

    Qué bien te has expresado, Maty. Y doy fe de que las cosas fueron tal como las reflejas. Estabas mu bien acompañada y serena cuando vinieron a llevarte a Quirófano. Sólo me perdí la vuelta triunfal a la habitación porque se echó encima la hora de volver a las tareas de la parroquia. Pero inmediatamente recibí el mensaje tranquilizador y me uní a la acción de gracias de cuantos te queremos. Besos. cecilia

Leave a Reply

Close Menu